Desorden mental

Eres como una especie de imán que atrae cada gota que queda de mi ser.

Cada suspiro al roce de tu piel.

Libertad disfrazada de presa difícil.

Cada palabra que trata de escapar de ti cuando te muerdes los labios.

Esos labios rosados que traerían loco al más sensato de los hombres.

Como si se pudiese medir la cordura en los segundos que soy capaz de contemplarte sin perder el sentido de mi vida al dejar de hacerlo.

Que ironía, como si se pudiese dejar de mirar una obra de arte, así, a la ligera.

No lo sabes, pero alteras cada uno de mis pensamientos. Destruyes el orden de mi mente dejando paso a un abismo que es incapaz de asustarme.

Paisajes y mas paisajes. De pronto una noche, de pronto el día. Ahora el desierto, luego una playa. Frío, calor, dulce, salado, tu, yo, nosotros. Tal vez ellos.

Respira.

Me sabes a poco pero me hueles a mucho. Tu fragancia a azahar y tú, mis peores enemigos y mi mayor acierto.

Te busco y te huyo, pero me dejo encontrar. Porque no hay miedo cuando habla el corazón. Aunque haya veces en las que el cerebro se pierda y las neuronas bailen al mismo tiempo que yo te miro, sin querer dejar de hacerlo al ver esa chispa que relampaguea en tus ojos.

La mas bella de todas mis tormentas.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 thoughts on “Desorden mental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s