Mi favorita

Hoy me apetecía algo distinto, y cómo estoy liada con exámenes pues me ha dado por pensar en lobos feroces devorando mis exámenes y aprobándolos por mi. Feliz miércoles a todos.

Mi favorita…

Como cuando te metes en la boca del lobo dándote cuenta,

intrigada como Caperucita Roja en aquel bosque.

Dando vueltas y cayendo, lento y rápido al mismo tiempo.

Sosteniéndote en el aire y luego volviendo a caer.

De un modo mágico.

Del único que debería de existir.

Como Alicia cuando cae por ese abismo negro.

Sin consecuencias.

Sintiéndote tan culpable como La madrastra de Cenicienta al hacerlo,

sin importarte nada más que volver a ver esa misma boca.

Aunque sólo sea un segundo.

Una milésima.

Un sonrisa a cambio de esos labios que besarías una y otra vez sin importarte nada más,

unos labios que aún sientes sobre los tuyos al cerrar los ojos,

en medio de tanta oscuridad y de tanto frío ahí están,

marcándote el camino con un mapa abierto hacia su piel,

un sí a destiempo, un ahora que no llega, un vamos, ahora o nunca,

sin importar absolutamente nada más que ese segundo que estás con el lobo,

feroz o dominado, que más da si son tus ojos en los que se aprecia su destello sonriente,

porque hay bocas de lobos que son demasiado hermosas para no adentrarse en ellas.

Porque solo vas a vivir una vez

y porque quien no arriesga jamás gana.

Aunque sepas que jamás será posible ganar,

y aunque si lo fuese jamás podrías confiar en el lobo, y eso no sería vida,

por eso hay veces que perdiendo también ganas,

pero mientras te decides a una cosa u la otra, nada ni nadie puede impedirte no aprovechar el momento,

a pesar de tener las cosas claras

y de saber que nunca irá a mas,

por decisión propia claro,

Un lobo siempre quiere más,

de ti y de muchas otras,

pero tú vuelves a buscar esa boca,

como quien busca un grano de arena en el mar,

porque ni tan siquiera la vida es para siempre y el ahora cambia demasiado rápido,

mojándote y sumergiéndote hacia la oscuridad de una noche estrellada

y de pronto cerrada entre unas fauces que aunque ya no sean tan hermosas,

ni tuyas, ni de nadie, quieres seguir agarrando. Una y otra vez, aunque te muerda y te haga arder por dentro,

sin más piedad que la de tu propio cuerpo cuidando de ti,

de lo que quiera que lleves dentro de tu alma,

eso que por muchas bocas de lobos que visites,

jamás podrá romperse.

Anuncios

8 thoughts on “Mi favorita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s